El Palacio de Versalles

El Palacio de Versalles

    0
    Ir a los comentarios

    Aunque el Palacio de Versalles no está precisamente en París, sí se encuentra a una distancia relativamente corta, lo cual hace de Versalles un lugar ideal para una excursión de un día.

    El Palacio de Versalles, que alguna vez, y por mas de 100 años, fue la residencia del rey y uno de los lugares más importantes de Europa, ofrece a los visitantes una oportunidad para apreciar el tipo de vida que algunos reyes de Francia tuvieron en el Palacio. Recámaras y demás habitaciones se encuentran restauradas a su estado original e invariablemente causan reacciones de asombro entre los visitantes, quienes dan cuenta del gran lujo y la exageración de la realeza de siglos pasados.

    Hoy en día, Versalles es un palacio nacional en el que se reciben a jefes de Estado de otros países. Además, cuenta con varias secciones abiertas al público, las cuales son un gran atractivo turístico en la región. Igualmente, los majestuosos jardines del Palacio de Versalles tienen sus puertas abiertas y atraen a un gran número de visitantes. Estos son tan grandes que es posible alquilar bicicletas e incluso carros de golf para recorrerlos.

    La manera más conveniente de visitar Versalles es en un paseo organizado que incluya transporte y guía. Así, puedes sacarle el mayor provecho a tu visita. Es común para nosotros escuchar que visitantes de Versalles salen poco satisfechos porque no pudieron organizar su visita adecuadamente y se perdieron áreas muy importantes del Palacio y los jardines. Con una excursión organizada, esto no es ningún problema. Puedes encontrar más información sobre estas visitas más abajo en esta página.

    Costo de la entrada

    Entrada al Palacio de Versalles:
    15,00 € – Tarifa general
    13,00 € – Tarifa reducida*
    6,00 € – Tarifa para billetes comprados en taquilla después de las 16hrs (normalmente de abril a junio)

    Entrada a los Palacios de Trianón y el Dominio de María Antonieta:
    10,00 € – Tarifa general
    6,00 € – Tarifa reducida*

    ‘Pasaporte’ para el Palacio, el Trianón y el Domino de María Antonieta:
    18,00 €
    – Tarifa general (incluye audioguía para el Palacio de Versalles)
    25,00 € – Costo del Pasaporte los días de las Aguas Musicales y Jardines Musicales

    Entrada gratuitas

    La entrada al Palacio de Versalles, los palacios del Trianón y el Dominio de María Antonieta es gratuita para:

    • Poseedores del Paris Pass
    • Menores de 18 años
    • Jóvenes europeos de 18 a 25 años
    • Personas con alguna discapacidad y un acompañante

    El primer domingo de cada mes entre noviembre y marzo, la entrada es gratuita para todos.

    Ubicación y cómo llegar al Palacio de Versalles

    El Palacio de Versalles se encuentra al suroeste de París, en la ciudad de Versalles. Versalles pertenece a la región de Ile de France, pero no es parte de París.

    RER: Tendrás que usar la línea C y bajarte en la estación Versailles – Rive Gauche, el viaje es de aproximadamente 30 minutos desde el centro de París. Toma en cuenta que la línea C del RER tiene varias terminaciones, asegúrate que el tren que tomes vaya en dirección a Versailles – Rive Gauche.

    Ver información del RER de París / Ver planos del Metro y RER / Billetes para el transporte de París / Pase turístico de París

    El ticket t+ no es válido para el trayecto. Es necesario comprar un billete ‘Billet Origine-Destination’ a ‘Versalles-Rive-Gauche’ en las máquinas automáticas, con un costo de €4,10.

    Anteriormente existía un pase llamado Forfait Loisirs para visitar Versalles. Éste ya no se vende actualmente.

    Autobús público: El autobús 171 que parte de la estación de Metro Pont de Sevres (línea 9) te lleva directamente al Palacio de Versalles en poco más de 30 minutos.

    Excursiónes: La forma más cómoda de llegar a Versalles es con una excursión programada, así no tendrás que preocuparte por ningún detalle relativo al transporte público y conocerás Versalles a fondo con las explicaciones del guía.

    + ver todas las excursiones a Versalles

    Horarios de visita

    Temporada Alta (1 abril – 31 octubre)
    Palacio:
    9:00 – 18:30 hrs. Cerrado los lunes
    Trianón y Dominio de maría Antonieta: 12:00 – 18:30 hrs. Cerrado los lunes
    Jardines: 8:00 – 20:30 hrs. Abierto diariamente
    Parque: 7:00 – 20:30 hrs. Abierto diariamente.

    Temporada Baja (1 noviembre – 31 de marzo)
    Palacio:
    9:00 – 17:30 hrs. Cerrado los lunes
    Trianón y Dominio de maría Antonieta: 12:00 – 17:30 hrs. Cerrado los lunes
    Jardines: 8:00 – 18:10 hrs. Abierto diariamente
    Parque: 8:00 – 18:10 hrs. Abierto diariamente.

     

    El Palacio de Versalles por dentro

    Lo más visitado del Palacio de Versalles son la Sala de los Espejos, la Capilla Real y la Casa de Opera. Sin embargo, los jardines también son un gran atractivo para la mayoría de los turistas. En ellos se encuentra el Gran Canal, un inmenso lago artificial donde solían navegar naves de guerra para entretener a la realeza y l’Orangerie, el lugar donde el rey, la única persona que podía cultivar naranjas en París, tenía sus naranjos que daban sus frutos todo el año, incluso en invierno.

    Sala de los Espejos

    versallesTambién conocida como “La Galerie des Glaces”, esta es quizás la sala más famosa del Palacio de Versalles. Mide unos 76 metros de largo y tiene 17 espejos en forma de arco alineados con 17 ventanas con vistas a los jardines del palacio. El techo está decorado con pinturas que relatan varias historias de los triunfos de Luis.

    En la época de Luis XIV, los espejos eran un artículo de lujo y muy pocas personas podían pagarlos. Algunos de los espejos en la sala requerían de hasta 5,000 horas de mano de obra para ser construidos. La creencia de que si rompes un espejo tendrás siete años de mala suerte tiene su origen en la Sala de los Espejos: si un sirviente rompía un espejo en esta sala, el repararlo le costaba al sirviente siete años de paga.

    Al terminar la Primera Guerra Mundial, en esta sala fue firmado el Tratado de Versalles.

    Casa de Opera del Palacio de Versalles

    La Casa de Opera es reconocida, entre muchas otras cosas, por su perfecta acústica. La Casa de Opera no fue constuida sino hasta el final del reino de Luis XV, por ahi del año 1770.

    versallesPara la época, la Casa de la Ópera era demasiado grande. El lugar tiene lugar para 712 personas cómodamente sentadas. Un aspecto interesante de la Casa de Opera es que tiene un mecanismo que permite que el suelo del auditorio se nivele con el del escenario de manera tal que se convierte en una sala de enormes dimensiones. Este mecanismo fue usado durante la boda de María Antonieta y Luis Xv, permitiendo que el banquete de la boda se llevara a cabo ahí mismo.

    La Casa de Opera resultaba muy cara de usar, en una sola noche se usaban unas 10,000 velas, por eso, solo era empleada para eventos realmente importantes. Actualmente, ya con energía eléctrica, la Casa de Opera es usada para conciertos y óperas, aparte de ser una atracción por si misma para los turistas.

    Capilla Real del Palacio de Versalles

    Aquí es donde Luis XIV escuchaba misa todos los días y donde Luis XVI y María Antonieta se casaron. La arquitectura de la capilla Real es Gótica y Barroca a la vez y sus columnas son de típicas de 1700. Luis XVI escuchaba las misas desde una tribuna al mismo nivel que los departamentos reales, solo bajaba a la capilla para ceremonias o eventos sumamente importantes. Los cortesanos atendían la misa de pie.

    Hoy en día, la Capilla Real es un lugar que presume de sus detalles arquitectónicos y esculturas de primera calidad.

    El Gran Trianon en el Palacio de Versalles

    Trianon es el nombre de una villa que Luis XIV compró y después demolió para construir una casa. Se dice que el buscaba escapar del protocolo de Versalles, mismo que le resultaba en exceso opresivo. En el Trianon, el podía permanecer cerca de su familia y olvidarse delas formalidades de ser un rey.

    El Gran Trianon está restaurado hoy en día y, aunque es más pequeño, es igualmente majestuoso que el palacio principal. A Maria Antonieta le encantaba vivir en el Trianon.

    L’Orangerie en el Palacio de Versalles

    Los jardines del Palacio de Versalles ofrecen una magnífica oportunidad para relajarse mientras asombran a sus visitantes. Afuera del Palacio,al lado izquierdo viendo desde la fachada, esta el l’orangerie. Aquí era donde el rey tenía sus naranjos, el era la única persona que podía cultivar naranjas en París. Luis tenía naranjos móviles que podían llevarse a invernaderos cuando el clima asi lo requería, permitiendo así que pudiera disfrutar de naranjas en cualquier época del año.

    Gran Canal en el Palacio de Versalles

    versallesEn los jardines del Palacio de Versalles está también el Gran Canal. Este es un lago artificial de grandes dimensiones mandado a construir por el rey. En el Gran Canal solían navegar galeras de guerra y otras embarcaciones, incluyendo góndolas venecianas las cuales servían para que la realeza paseara por el lago. En la actualidad es posible rentar lanchas de remos para navegar en el lago. Si piensas rentar una lanche es buena idea que consideres llevar un poco de pan para alimentar a los amistosos patos que andan por el lago.

    Consejos para visitar el Palacio de Versalles

    1. Compra el Paris Pass y entra gratis, evitando las colas
      Es una buena idea comprar el Paris Pass, el cual, además de ofrecerte transporte público ilimitado en París, (no incluye el traslado París – Versalles) te da acceso gratuito y prioritario (evitando las colas) a una gran cantidad de museos y monumentos. Ver más información sobre el Paris Pass

    2. Visita Versalles con una excursión organizada
      A menudo escuchamos comentarios de gente que no se sintió totalmente satisfecha después de visitar Versalles por su cuenta. Y es que hay tanto que visitar que puede ser confuso y puede resultar muy fácil confundirse y perderse lo más importante. Por esto, visitar Versalles con una excursión que incluya guía y transporte es una excelente idea. Aquí puedes ver las excursiones disponibles desde París a Versalles.

    3. En verano… llega muy tarde o muy temprano
      Durante el verano el Palacio de Versalles es visitado por multitudes. Lo recomendable, si piensas ir en verano, es llegar o muy tarde o muy temprano. Si llegas a las 9:00 am, encontrarás que puedes recorrer más cómodamente el palacio y después puedes ir a disfrutar de los jardines. En cambio, si llegas en la tarde, visita primero los jardines y después entra al palacio. Recuerda que las entradas compradas después de las 16:00 hrs son más baratas.

    4. Solicita un folleto
      Si viajas por tu cuenta, después de salir de la estación del RER, en tu camino hacia el Palacio de Versalles, encontrarás un pequeño centro de información turística. Pide ahí un folleto informativo para que descubras más cosas que puedes visitar durante tu estadía en Versalles.

    5. Pasea por Versalles a caballo, en tren o carrito de golf
      En el verano, es posible encontrarse con varias actividades en Versalles. Hay paseos en caballo, en carretas e incluso en tren, asi como también alquiler de botes de remos y de bicicletas. Si realmente deseas ver todos los terrenos del lugar, el tren es el medio perfecto. Si estas dispuesto a pagar más, puedes alquilar un vehículo pequeño, parecido a un carro de golf, para explorar por ti mismo los terrenos del Palacio de Versalles.

    6. Calcula tus tiempos
      Si vas al Palacio de Versalles desde París por tu cuenta, toma en cuenta el tiempo de recorrido para planear tu excursión. En total, calcula unas dos horas para el recorrido de ida y vuelta, de una a dos horas para los jardines y dos o tres horas para el palacio.

    7. Para comer…
      La ciudad de Versalles tiene un gran número de buenos lugares para comer. Sin embargo, una vez que has entrado al palacio, es mas conveniente comer ahí mismo, ya sea en un picnic o en los puestos de comida, cafeterias y restaurantes que ahí se encuentran.

    8. Vigencia del billete de entrada
      Si no usaste el Paris Pass y compraste un ticket, éste es válido por todo el día. No hay ningún problema si decides salir a descansar un poco o a comer algo. Puedes regresar más tarde.